Opiniones

..."es invisible a los ojos". Por eso, es posible afirmar que Bendersky pinta lo que no se ve habitualmente. En cierto modo "hace visible lo invisible".

Aldo Galli.

 

Eduardo Bendersky no cree en la voluntariedad, y menos, en el dominio del arte. El arte, lo ha dicho repetidas veces, no debe representar, si asi fuese se trataría de una instancia secundaria, se trataría de volver a presentar algo que, de alguna manera, ya habia sido presentado. En cambio, el arte presenta, muestra algo que sin el jamás hubiese existido.

Rafael Squirru.

 

Con un pincel que toca sin hacer ruido Bendersky va plasmando en rosas, grises y celestes una serie de presencias que incorporadas a la retina del espectador resultan menos evanescentes de lo que parecian. Sensual sin parecerlo, espiritual sin pretenderlo, el arte de Bendersky es de los que se instalan en la ventana, como el pájaro de Poe, para quedarse.

Rafael Squirru.

 

Me han invitado a escribir sobre los dibujos de Eduardo Bendersky y gozo en hacerlo, su fuerza lírica es conmovedora.
Porque Bendersky es un clásico. Ha visto pintura, Piero della Francesca, Ingres, tal vez Modigliani, pero se manifiesta moderno en la postura de los modelos y en la manera como los ubica en el papel rebaja el espesor del volumen con prudencia, busca el equilibrio en la asimetría, compone en función del espacio - elemento de contraste en el preciso mise au point de las figuras - y del movimiento, sucedáneo del tiempo que lo controla. Por clásico asimismo no penetra en la materia, la recompone en superficies tersas, dejando apenas marcas de la energia vital...
...La calidad y el estilo de los dibujos estriba en el descubrimiento de este a priori, pues gracias a él las formas se desprenden de las figuras para mostrar el ser en acto, provocando el arte...

Jorge Romero Brest.

 

Como dice César Magrini, "Bendersky pone a salvo su obra de la impostura del tiempo mensurable y se adueña del otro, del dificilísimo tiempo anterior". Concepción que se aleja del racionalismo y el materialismo del Occidente, para aproximarse a la idea del "ser" de las filosofías orientales. La obra de Bendersky, además de su perfección estética, es expresión de una profundidad filosófica y un exquisito mundo interior...

Susana Metzadour.

 

Estas formas hablan un lenguaje ancestral, hacen referencia a una memoria que se extiende a través de los siglos y que sin ningún tipo de premeditación nos conduce a las más puras fuentes del esoterismo. El hieratismo de estas masas verticales correspondan o no al eco antropomórfico, mantienen al contemplador en sigiloso y respetuoso recogimiento, incitan al silencio, a bajar la voz, como quien ha sido convocado a la presencia de lo sagrado, como en verdad ocurre cada vez que se cuente con la sensibilidad necesaria para comulgar con estos oficios donde lo humano está celebrado a partir de su participación con aquello que tiene de divino, o si se prefiriese un lenguaje menos teológico, donde lo temporal esta celebrado en función de la eternidad.

Rafael Squirru.

 

...Hay en el recorrido invisible de esa tendencia y de su convencida sustancia la medida de una certeza, en la que inevitablemente estan guardadas las razones primeras y las últimas de la existencia...

Aldo Galli.

 

...No es pintura de esparcimiento, ni está realizada para satisfacer las necesidades estéticas de un circuito cultural; es una pintura que excede con la intemporalidad de sus formas y de sus colores evanescentes la apariencia visual de los temas, porque representa una esencia muy dificil de atisbar.

Aldo Galli.

 

Se entrega como medio para expresar intuiciones inefables; acata ser vehículo apto para la expresión que está más allá de lo sensible. Acertadamente Cesar Magrini calificó a esta disposición de Bendersky, como "oficio alto e impar". No se trata de un mero quehacer plástico (por enjundioso que este séa) sino de una auténtica experiencia de la totalidad... Bendersky es un catador de esencias singularmente dotado para transferirlas en obra. Como Paul Klee quería, el hace visible lo invisible. Su entrega resuelve la aparente paradoja. Desde 1948 presenta su producción en muestras individuales; pero no es pródigo en ellas. Tal vez las considera una excrecencia; un impuesto débito, a los usos de la época. Su taréa fundamental, esencial, está en el taller. Ése es el centro natural de una indagación que supera el marco y contexto de la actividad artística. Bendersky perdurará en su obra como uno de los hitos mas empinados de la plástica Argentina.

Elba Perez.

 

..... la obra de Bendersky se perfila casi aislada en el contexto del arte argentino celebramos en ella la elevada calidad de su entrega, la búsqueda sin concesiones. Sin ceder a las originalidades al uso Bendersky accede al origen mismo. Esa es una lección perdurable. Sus testimonios estàn en el silencio y elocuente valor, en la empinada jerarquía de sus oleos y gráficos.

Elba Perez.

 

.....Nos coloque en presencia de formas de identificación imposible, si animales o vegetales, sí partícipes de condición terráquea o lunar o marciana, se trate de sus desnudos, delineados con endiablada síntesis en posiciones donde la calma queda cuestionada por el inésperado giro de un pié o de una cadera, siempre parece asomar en la obra de Bendersky esa metafísica ironía propia de quién eligió la vida como espectáculo y como espectáculo digno de amable sonrisa. A esto debemos agregar un curioso sentido del espacio, que coloca lo visible en la perspectiva de lo infinito que es como decir de lo invisible, un juego dual de la realidad y ficción, de lo macizo y lo intangible, de la tierra y del cielo. Con un pincel que toca sin hacer ruido Bendersky va plasmando en rosas, grises y celestes una serie de presencias que incorporadas a la retina del espectador resultan menos evanescentes de lo que parecían. Sensual sin parecerlo, espiritual sin pretenderlo, el arte de Bendersky es de los que se instalan en la ventana, como el pájaro de Poe, para quedarse.

Rafael Squirru.

 

....En el caso de Bendersky, es imposible hablar de su pintura sin pensar en los significantes qur maneja, en los espacio - tiempo - sentimientos que moviliza, al estructurar cada una de sus amadas. Aunque uno sabe que esas sutiles y laxas femineidades, son capaces de armar en plenitud, más allá de que realmente dificil, resulte encontrar las llaves que posibiliten el acceso a ellas...
...Color y forma, están en Bendersky, al servicio de toda esa magia aislante. Hecho que reitera cuando aísla la línea contorneante de un brazo, o el encuentro de las piernas con el púbis, para jugar abstractamente con ellas, buscando la escondida posibilidad sensible que encierran de por sí, mucho mas allá de la superficie de las cosas, mucho mas acá del territorio de todos los días.

Enrique Horacio Gene.

 

Español
© 2011 Etel Bendersky | 0054 011 4772-9845. Sitio desarrollado por Código Dínamo.